nuevas prácticas

Corresponsabilidad y Confinamiento

18 enero 2021

La situación de Alarma sanitaria provocada por el COVID-19 vuelve a poner en la mesa la opción del confinamiento como medida de prevención. Esta situación, que ya se vivió en España desde Marzo de 2020, traerá probablemente de la mano nuevas situaciones de desigualdad en el reparto de las tareas y responsabilidades en el hogar.

Durante el primer confinamiento la Junta Directiva de la Asociación Defensa de la Imagen Pública de las Mujeres (ADIPM) se reunió y trajo a debate como el confinamiento domiciliario había acuciado las desigualdades en el reparto de las tareas del hogar.

Fruto de esta reunión se plantea,  entonces, hacer una llamada de atención sobre esta cuestión y visibilizar la necesidad de la corresponsabilidad en las tareas de cuidado en una situación en las que todas las personas se ven obligadas a “estar en casa”, para que estas tareas no recaigan, como es habitual y previsible, exclusivamente sobre las mujeres. La Asociación ADIPM se propuso entonces hacer una campaña a través de las redes sociales, grabando diferentes vídeos con diferentes mensajes que serían publicados periódicamente a lo largo de un mes.

Para poder realizar esta tarea se necesitó una formación previa, que la asociación recibió gracias a uno de los proyectos que habían sido aprobados por el Excelentísimo Ayuntamiento de Málaga, dentro de la Convocatoria de Subvenciones a Entidades Sin Ánimo de Lucro, en Régimen de Concurrencia Competitiva. Con unos pequeños ajustes de programación la asociación supo ajustar perfectamente el proyecto a las necesidades que habían surgido para así poder realizar una campaña de gran impacto.

En este proyecto participaron alrededor de  10 socias que recibieron una formación previa en creación y publicación de vídeos en Youtube, permitiéndoles así trabajar los textos y realizar las grabaciones. Otras compañeras se encargaron de la difusión a través de Redes Sociales como twitter , Facebook  e Instagram . “Esta formación fue muy enriquecedora porque para algunas socias supuso, además, aprender a conectarse on-line y para otras convertirnos en “tutoras” improvisadas dando apoyo.” Señalan miembros de la Junta Directiva.

También te puede interesar