Asociaciones

Argumentario de la Campaña: Activa lo Pasivo

8 marzo 2021

El COVID ha puesto de manifiesto la importancia de la economía de cuidados. La responsabilidad en el hogar y en los cuidados de personas dependientes no debe recaer sólo en las mujeres, sino en toda la ciudadanía.

Según el Instituto de la Mujer durante el estado de alarma, el cierre de los centros educativos y el impulso del teletrabajo provocaron que muchas mujeres tuvieran que incrementar sus tareas de cuidados y se vieran incapaces de seguir con sus empleos. Esta situación ha afectado especialmente a las familias monoparentales, de las que 8 de cada 10 están encabezadas por mujeres. También las trabajadoras del hogar han vivido situaciones de sobre exigencia y han estado en muchas ocasiones tan expuestas al virus como los profesionales sanitarios, aunque han tenido más dificultades para protegerse por su precaria situación laboral. Por añadido, la Organización Mundial del Trabajo (OIT) calculó hace dos años que el trabajo de cuidados no remunerado en España suponía cerca de un 15% del PIB -a nivel mundial representan el 9%- y que el país podría crear un millón de puestos en este ámbito.

Otro de los grandes retos para caminar hacia la igualdad en el ámbito de los cuidados son las trabajadoras del hogar y la Ley de la Dependencia, ya que aún quedan pendientes avances sobre los derechos laborales de las empleadas del hogar. Por otro lado, la Ley de la Dependencia sigue siendo un gran obstáculo para descargar a las mujeres del excesivo peso que cargan en los cuidados. Las deficiencias en el modelo de residencias y atención domiciliaria provocan que las mujeres se acaben haciendo cargo de los mayores de la familia. Según la última Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) en el tramo de 45 a 64 años casi una de cada cuatro mujeres españolas cuida de manera no profesional. Si no se pone remedio, las cifras podrían aumentar después de la pandemia.

El Consejo Sectorial de las Mujeres reta a la ciudadanía malagueña a conseguir una ciudad referente en materia de corresponsabilidad, y por ello implica a todos los agentes sociales: familias, administraciones públicas, comunidad educativa, tejido asociativo, empresas y medios de comunicación a equilibrar esta balanza. Este reto viene abalado por este órgano de participación basado en los Planes de Igualdad del Ayuntamiento de Málaga, además, cabe denotar que el pasado noviembre de 2020,  justamente cuando esta propuesta era aprobada en el Pleno del Ayuntamiento, el Gobierno Central de la nación, en los Presupuestos Generales del Estado, aprobó el lanzamiento de un Plan Corresponsable: “la gran apuesta de este Gobierno por la conciliación y el primer paso hacia un Sistema Estatal de Cuidados”.

Más allá de que los hombres se hagan cargo de su parte correspondiente a los cuidados en el seno familiar, los siguientes agentes sociales deben asumir también su responsabilidad en materia de corresponsabilidad:

FAMILIAS

Hay que dejar de ver como un castigo el trabajo que se realiza en el hogar: los cuidados, la limpieza, la compra, cocinar… son las cosas que se hacen para cuidar nuestro hogar y cuidarnos a las personas que convivimos en casa.

Los cuidados se deben entender como unas acciones necesarias para el mantenimiento de nuestro entorno y nuestra familia, por lo que todas las personas que convivimos en casa tenemos la misma responsabilidad, según nuestra edad y nuestras capacidades, en realizar todas las labores necesarias.

ADMINISTRACIONES PÚBLICAS

Invitamos a las administraciones públicas a que puedan implementar todas aquellas medidas necesarias para que se favorezca la conciliación, tanto laboral, como personal y familiar, promoviendo el ejercicio corresponsable de estos derechos en condiciones de igualdad tanto para hombres como para mujeres.

Animamos a dichas administraciones a que, con su actitud, se muestren como un claro ejemplo a seguir por todas las empresas, para que la conciliación y la corresponsabilidad, sea uno de sus lemas.

TEJIDO ASOCIATIVO

Las asociaciones deben diseñar su modelo de gestión en Igualdad de Oportunidades en función de sus propias peculiaridades.

Para ello, realizar un diagnóstico de impacto de género, en el que se describa la situación de las mujeres y de los hombres dentro de la entidad en relación a la participación, el acceso a puestos en la junta directiva, formación e incluso la conciliación, podrá detectar los aspectos a mejorar, con el fin de corregir las posibles desigualdades. Con esta información, acordar el plan de acción, en el que, según las discriminaciones detectadas en el diagnóstico, se recojan las medidas a poner en marcha para garantizar la eliminación de las desigualdades.

COMUNIDAD EDUCATIVA

La Comunidad Educativa es un pilar básico en la formación, educación y construcción de valores en la sociedad, por ese motivo alentamos todas aquellas iniciativas que vayan encaminadas a la erradicación de estereotipos de género, y aquellos tendentes a la normalización de que una visión corresponsable de los cuidados.

La corresponsabilidad, el trato igualitario, la no discriminación, tienen que ser valores introducidos de manera transversal en todo el contexto educativo, no solo en aspectos puramente pedagógicos, sino en el contexto de otras áreas como la limpieza, servicio de comedor, así como otros donde tradicionalmente se ha asociado a labores de cuidado feminizadas.

EMPRESAS Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Cada vez son más las empresas que realizan y aplican decálogos de buenas prácticas en las que las medidas de conciliación y corresponsabilidad que implantan dan sus frutos creando una equidad que los trabajadores tanto necesitan y por tanto mejora la relación entre ambas partes.

Desde los años 90 que se recogió en el estatuto de los trabajadores la promoción de la conciliación de la vida laboral y familiar hasta ahora podemos decir que hemos avanzado y mejorado la calidad de vida de muchas personas.

En la actualidad con los acontecimientos vividos por la pandemia e implantación del teletrabajo en muchas áreas, se ha hecho más evidente los beneficios que aporta a la conciliación.

El que este rol funcione depende de todas estas partes:

En cuanto a los medios de comunicación, en este sector aún necesita des-idealizar e implantar prácticas inclusivas, para evitar entrar en el mundo mediático que lo desprestigia y promover el compromiso de “Comunicación responsable al alcance de todos”.

Es una responsabilidad social, pero las principales actuaciones deben partir desde los medios y canales de comunicación para evitar crear más desequilibrios sociales, dedicando mayor tiempo y espacio a lo que si se hace bien.

Auditar la profesionalidad de este sector según algunos estudios haría ganar a la sociedad en general en implementar los roles de corresponsabilidad

CIERRE

En el marco internacional, la Nueva Agenda para 2030 para el Desarrollo Sostenible del planeta establece 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) dirigidos a todos los países. El ODS 5 promulga la lucha por la consecución de la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas. Una de sus metas es poner en valor las labores de cuidado, entre ellas las de las mujeres que tratan de conciliar la vida laboral y familiar. En este contexto, se indica que son necesarias acciones públicas con el fin de promover la responsabilidad compartida sobre las tareas de cuidado entre hombres y mujeres.

De acuerdo con lo señalado, era esperable que los Pilares Europeos sobre derechos sociales pusieran en evidencia que el derecho a la conciliación de la vida familiar y laboral debe emplearse con el fin de resolver la infrarrepresentación de la mujer en el mercado laboral, pero yendo más allá de la idea de la conciliación para apostar por la corresponsabilidad.

El compromiso con el cumplimento de la Agenda 2030 no es solo de las instituciones públicas o los gobiernos locales, es un compromiso compartido por el sector privado, la academia y la sociedad civil.

El cumplimiento de este objetivo 5 supone una transformación social que sin duda redunda en beneficio de toda la sociedad, y se traduce en un aumento del bienestar general y en una mayor capacidad de desarrollo, personal y colectivo. La corresponsabilidad es condición necesaria para crear sociedades más cohesionadas y sostenibles.

Por todo ello, el Consejo Sectorial de las Mujeres y el Ayuntamiento de Málaga apuestan por una campaña dirigida a toda la comunidad malagueña, a todos los estamentos, administraciones y comunidad educativa y establece unos hitos que sin  duda contribuirán a establecer una ruta de retos hacia una Málaga más Corresponsable.

Y como cierre a esta campaña y en especial al día de hoy 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer

“Mantengamos siempre encendida la luz del futuro. Por una vida igualitaria”.

Si quieres seguirnos aquí os dejamos nuestras redes sociales de Facebook e Instagram.

SIGUE BRILLANDO

También te puede interesar